La importancia de la participación y experiencia de los visitantes en nuestro stand.

Todos sabemos que una feria o exposición es un momento intenso, lleno de actividades y eventos cuyo recuerdo queda muchas veces diluido entre la inmensa cantidad de información con la que se trabaja en un acontecimiento empresarial de este estilo. Por ello, si se quiere dejar una buena impresión que perdure en la memoria de los visitantes, es imprescindible que la presencia en la feria sea capaz de generar momentos valiosos y memorables para los visitantes. Crear experiencias positivas, a partir de las emociones y del conocimiento es la clave para incrementar el valor y la conciencia de marca.

La mayor parte de las empresas que acuden a ferias para mostrar sus productos o servicios centran su atención en las ventas. Pero además de este objetivo claro, es importante definir cómo queremos que sea la experiencia de los visitantes y qué haremos para que nuestra marca sea recordada. Una manera de conseguirlo es ayudar a los visitantes a centrar su atención en aquellos aspectos de la exposición que más queremos destacar. Esto puede conseguirse creando un stand con el enfoque apropiado para nuestro objetivo.

Los visitantes de una exposición acuden con muchos objetivos pero esperan no aburrirse y encontrar actividades interesantes en las que se puedan implicar y que la empresa debe aprovechar para generar más visitas. A la gente normalmente le gusta involucrarse en ciertas acciones que requieran en alguna medida su participación. Para la empresa, es una excelente forma de crear experiencias positivas que, sin duda, mejoran la imagen de la marca. Existen muchas maneras de hacerlo como juegos, encuestas o formas originales y modernas de presentar los productos usando las nuevas tecnologías, por mencionar algunos.

Otra pieza clave de una exposición es el diseño del stand. La primera impresión cuenta mucho y los visitantes responderán en función de ello. Definir un buen diseño, con la estética y funcionalidad adecuadas será decisivo para que la gente entre al stand. Por ello es básico definir una combinación adecuada de elementos como el espacio disponible, los valores de marca, el mensaje o las técnicas de participación.

En definitiva, se trata de crear experiencias positivas, que merezcan ser recordadas y que añadan valor al tiempo que los visitantes han dedicado a visitar nuestro espacio.

No Comments

Post A Comment