Cinco errores comunes, y evitables, en el stand de una feria

La experiencia no siempre es un grado en una feria, pues, en ocasiones, las empresas más experimentadas continúan cometiendo errores de principiantes.

En algunos casos se trata de detalles fallidos que se camuflan con aciertos. Otras veces estos deslices se convierten en equivocaciones garrafales, pero evitables. Conociendo los desaciertos comunes que entorpecen el éxito en un evento, podrás enmendarlos y terminar tu participación desplegando una sonrisa. A continuación, nombramos las cinco carencias que más se prodigan en los expositores en un encuentro:

Un diseño de stand caótico.

Contar con un diseño de stands como los que elaboramos en Mestalla resulta crucial para despedirnos satisfechos de una cita. Los expertos aseguran que tienes cinco segundos para captar la atención. El desajuste de colores, sobrecarga del texto, falta de espacio, materiales malogrados… Todo influye para generar esa primera impresión adecuada. Sin creatividad, tu empresa perderá puntos.

Olvidar las redes sociales.

El público que acude a la feria es el principal objetivo durante esas jornadas. Eso sí, no hay que descuidar a aquellos que no están presentes y quieren informarse de cómo te va en el evento o aquellos que podrían descubrir nuestra empresa durante este tiempo gracias a las redes o los medios de comunicación.

Personal no cualificado.

Actitud y aptitud. Los encargados de atender al público en tu stand han de poseer ganas, pero también conocimientos profundos sobre tu negocio. Recuerda que tendrán que contestar con solvencia las preguntas que planteen los visitantes. Evita contar con aquellos que hacen más caso al móvil que a los visitantes o que comen en el stand.

Contactos:

Más cantidad que calidad. No te obsesiones con el número de contactos. Preocúpate de emplear el tiempo adecuado en aquellos que realmente van a ser productivos para tu negocio, ya que establecer relaciones efectivas es uno de los principales beneficios de la feria.

Ignorar esos contactos.

El trabajo no termina en el evento. Eso es sólo el principio. Envía un mensaje a esos contactos que has adquirido en el encuentro e inicia una conversación como muestra de que aquel diálogo en la cita no quedó en saco roto.

No Comments

Post A Comment